Rose (1994) en su libro Fragmento-1La estrategia de la Medicina Preventiva, expresa con claridad las consecuencias de los distintos enfoques o estrategias de la prevención. Así, refiriéndose a la estrategia poblacional en medicina preventiva, plantea:

Margaret Thatcher dijo que la sociedad no existe, que sólo hay indi­viduos y familias, y este punto de vista conformó sus actuaciones polí­ticas. Pocos tienen el coraje de exponer su posición de manera tan explícita, pero muchos revelan por sus acciones que comparten estos puntos de vista. Los problemas de las minorías enfermas se consideran como si su existencia fuera independiente del resto de la sociedad. Los alcohólicos, los adictos a las drogas, los alborotadores, los vándalos y criminales, los obesos, los discapacitados, los enfermos mentales, los pobres, los que no tienen hogar, los parados y los hambrientos, ya sean próximos o del Tercer Mundo, son considerados como grupos pro­blemáticos, diferentes y separados del resto de la sociedad.

Esta posición exonera convenientemente a la mayoría de cualquier responsabilidad sobre los que se desvían, y el remedio puede consistir entonces en extender las acciones curativas hacia ellos o en darles servicios especiales. Esto es mucho menos exigente que admitir una nece­sidad de cambio general o socioeconómico.

Esta visión dominante puede ser cómoda, pero se basa en una supo­sición falsa, además de ser manifiestamente inefectiva. Los grupos problemáticos no aparecen independientemente del resto de la socie­dad; por el contrario, la ingesta media de alcohol predice el número de grandes bebedores, la presión arterial media predice la prevalencia de la hipertensión, la salud mental media de la población predice la carga de enfermedad psiquiátrica, y así sucesivamente. Estos son hechos que implican que la aparición de las desviaciones y sus problemas asociados refleja características del conjunto de la población, y, en consecuencia, la prevención necesita que se acepte una responsabilidad colectiva. Tal como escribió Dostoievski en los hermanos Karamazov: «Todos somos responsables de todos». Las consecuencias de esta argumentación no son bien acogidas y la mayoría de la gente las rechaza. La estrategia preventiva poblacional supone una elección moral impopular.