Los efectos secundarios de los antibióticos en niños ocasionan anualmente casi 70.000 visitas a urgencias en  EEUU

(Antibiotic side effects in kids lead to nearly 70,000 emergency room visits each year)

https://abcnews.go.com/Health/antibiotic-side-effects-kids-lead- 70000-emergency-room/story?id=57333935

En EE UU, los antibióticos se encuentran entre los medicamentos más recetados en pediatría, pero una nueva investigación muestra que a veces causan más daño que bien.

En un estudio apoyado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los autores utilizaron estimaciones a nivel nacional del numero de recetas de antibióticos emitidas a pacientes ambulatorios y los datos de una muestra representativa a nivel nacional de las visitas a las salas de emergencias, todo ello analizando el uso de antibióticos por parte de los menores de 19 años.

Entre 2011 y 2015, las reacciones y otros efectos secundarios a los antibióticos ocasionaron un estimado de 70.000 visitas anuales a emergencias. La mayoría de las visitas, 86%, fueron por reacciones alérgicas que oscilaron de leves, las más comunes (erupción, picazón) a moderadas y severas (anafilaxia, angioedema, hinchazón severa debajo de la piel).

El riesgo de acudir una visita a emergencias también varió según la edad del niño y el tipo de antibiótico. Los niños de dos años o menos tenían el mayor riesgo de sufrir un efecto secundario, y el 41% de las visitas involucraron a niños en este grupo de edad.

La amoxicilina y la amoxicilina y el sulfametoxazol / trimetoprim, son dos antibióticos que se prescriben con frecuencia, y fueron los que más efectos secundarios causaron entre los niños de nueve años o menos y entre los de 10 a 19 años, respectivamente.

“Para los padres y otros cuidadores de niños, estos hallazgos son un recordatorio de que si bien los antibióticos salvan vidas cuando se usan apropiadamente, los antibióticos también pueden dañar a los niños y solo deben usarse cuando es necesario”, la autora principal Maribeth C. Lovegrove, MPH, División de Promoción de la Calidad en Salud, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, dijo en un comunicado de prensa. “Para los proveedores de atención médica, estos hallazgos son un recordatorio de que los efectos adversos de los antibióticos son frecuentes y pueden ser clínicamente significativos y consecuentes para los pacientes pediátricos”.

Muchos antibióticos se prescriben en exceso

Según los CDC, casi una tercera parte, si no más, de las prescripciones pediátricas ambulatorias de antibióticos son innecesarias.

¿Por qué ocurre esto?

Investigaciones anteriores sugieren que los padres y cuidadores a menudo sobrestiman los beneficios de los antibióticos, por lo que desean y solicitan tratamientos con antibióticos. Los médicos se percatan de esas expectativas y, aunado a su preocupación por satisfacer a los padres / pacientes, pueden prescribir en exceso.

Si bien este estudio proporcionó una idea de la frecuencia con que los antibióticos causan efectos adversos, los autores advierten que es probable que subestimen el problema. Después de todo, el análisis solo incluyó los efectos secundarios que resultaron en una visita a la sala de emergencias.

El Dr. Michael Russo, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en el Hospital Infantil de Filadelfia, dijo que estaba de acuerdo con ese análisis. “Esta es solo la punta del iceberg”, dijo Russo. “El estudio solo incluye a los niños que acudieron a la sala de emergencias, no a los que acudieron a un centro de atención de urgencias, al consultorio médico o que recibieron atención en casa”.

Cómo prevenir el exceso de prescripción

Según los autores, los esfuerzos para reducir el exceso de prescripción de antibióticos se han centrado principalmente en enfatizar los beneficios a largo plazo de reducir la resistencia a los antibióticos en lugar de los riesgos de efectos secundarios a corto plazo.

Centrarse en la resistencia a los antibióticos podría no ayudar a cambiar el comportamiento prescriptivo, ya que la prescripción inapropiada y la resistencia a los antibióticos a menudo se perciben como problemas externos, causados por otros médicos. En cambio, estos autores piensan que centrarse en los riesgos inmediatos para pacientes individuales puede ser más efectivo.

“Al considerar los datos disponibles sobre los riesgos inmediatos para pacientes individuales, los médicos, los padres y los cuidadores pueden sopesar mejor los riesgos y beneficios del tratamiento con antibióticos”, dijo Lovegrove.

Posibles próximos pasos

Un estudio reciente mostró que el 78% de los padres no recordaban que durante la última consulta al médico por una infección respiratoria aguda del niño se discutieran los posibles daños de los antibióticos.

Sin embargo, a la mayoría de los padres les hubiera gustado recibir esta información cuando se recetaron antibióticos. Según la investigación, la información sobre los efectos secundarios de los antibióticos podría ayudar a los padres y cuidadores a disminuir la demanda o las expectativas del tratamiento con antibióticos.

Russo dijo: “Espero que los pediatras, y todos quienes prescriben antibióticos a los niños, expliquen a los pacientes y a sus familias los posibles efectos adversos de los antibióticos. Debemos ser selectivos de los antibióticos que prescribimos, y por cuanto tiempo los prescribimos”.

Los autores esperan que la disponibilidad de datos detallados y representativos a nivel nacional sobre los riesgos de los antibióticos y las poblaciones de pacientes con mayor riesgo, los niños pequeños, pueda ayudar a los médicos a seguir reduciendo las recetas innecesarias.

“Creo que deberíamos usar este estudio como motivación para el diálogo continuo entre las familias y su proveedor de atención médica sobre cuándo un antibiótico es realmente necesario”, dijo Russo.