Algo importante está pasando.

Y si las señales son reales, esto podría ser más grande que cualquier cosa que hayas visto hasta ahora.

Más que los titanes farmacéuticos….

Más que los colosos del petróleo…

Incluso más que las tabacaleras más grandes del mundo…

No, esto no es pura especulación.

Mientras que el tabaco, los fármacos y el petróleo no han podido romper los límites de producción en los que se han quedado estancados…

La marihuana está disparándose por completo en casi todas las categorías.

Y todos, desde las compañías tecnológicas más importantes, hasta el vendedor de café de la esquina, quiere sacar provecho de todo esto.

Por ejemplo…

La Oficina de Patentes de Estados Unidos hace poco confirmó que Apple recientemente presentó una nueva patente, un vaporizador de alta tecnología, con intención de sacar provecho de la base usuaria cada vez más grande de la marihuana.

Los restaurantes oficialmente están creando menús nuevos e interesantes de alimentos con marihuana –como chocolates, galletas, gomitas e incluso helados…

Los fabricantes de bebidas más grandes, como Coca-Cola y Pepsi, están buscando formas nuevas de incluir marihuana en sus bebidas…

Incluso el gigante de los cosméticos, Estée Lauder, está incluyendo aceite de CBD en varios de sus productos, desde cremas faciales hasta desodorantes, debido a sus beneficios para la salud…

Teniendo todo esto en cuenta, vemos que es totalmente posible que la oferta de esta codiciada planta no sea suficiente para abastecer la demanda.

Tal y como ocurrió en Canadá hace solo unos días…

¿No más marihuana? La “fiebre” de marihuana en Canadá resulta en faltas de suministro a solo días de que se legalice la venta –USA Today

Canadá casi se queda sin marihuana después de la legalización –Fortune

Canadá se está quedando sin marihuana –MarketWatch

Estamos hablando de un necesario ideal para cualquier inversor, en cualquier rubro: una demanda que supera la oferta.

Y eso es lo que probablemente veamos en los Estados Unidos una vez que se legalice la planta.

Después de todo, se espera que para 2020, tan solo un estado –California– genere US$ 6.500 millones en demanda por marihuana.

Para entonces calculo que más de la mitad de los estados del país habrá legalizado la marihuana para uso recreacional.

Incluso si generan solo la mitad de lo que California crea, estamos hablando de aproximadamente US$ 80.000 millones en demanda solo en los Estados Unidos.

El crecimiento ha sido tal que el pueblo estadounidense de Deset Hot Springs –que se había declarado en suspensión de pagos en 2014– ahora está experimentando un boom gracias a la industria de la marihuana, y está en el proceso de construir un complejo dedicado solo a la marihuana de 9 mil metros cuadrados.

Y lo mismo ocurre con Massachusetts, donde ahora mismo se está construyendo un parque industrial de casi 93 mil metros cuadrados pensado para la marihuana.

Pero la industria está destinada a seguir creciendo. Sin embargo, a pesar de todo esto apenas estamos en la primera fase de esta enorme tendencia. Aún hay mucho camino que recorrer…Y cuando eso ocurra, no dudo que habrá compañías que se transformarán en las grandes tabacaleras o farmacéuticas de hoy.

Y detrás del Big Marihuana tenemos las consecuencias del consumo entre los jóvenes

Y aquí en España el consumo de cannabis continúa en aumento. El Ministerio de Sanidad cifra en un 7,3% el porcentaje de españoles que han declarado haber consumido marihuana durante el último mes. Es decir, unos 322.000 ciudadanos fuman habitualmente porros en España.

En la asociación contra la drogadicción Proyecto Hombre han tratado durante el último año a más de 2.000 dependientes del cannabis. “Lo que estamos viendo en el día a día es que se rompen relaciones familiares, se rompe la comunicación y hay comportamientos disruptivos relacionados con el consumo”, declara la directora general.

El cannabis cada vez se consume más y a una edad más temprana, según los datos de la última Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España que elabora cada dos años el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social- y que coincide con el último informe del Observatorio Proyecto Hombre de 2017.

El dato que más preocupa en ambos estudios es el consumo de marihuana en los menores de edad. Los adolescentes de entre 15 y 17 años duplican en el consumo de cannabis a los mayores de 35 (12,6 % frente a 5,5 %) según la encuesta de Sanidad. A esto hay que sumar el descenso en la percepción del riesgo que supone fumar marihuana.

El informe 2017 de Proyecto Hombre sitúa en los 16,5 años la edad de inicio en el consumo de marihuana. El primer porro se fuma cada vez antes. Un dato muy relacionado con el descenso en la percepción del riesgo que los españoles tenemos de esta droga.

El abuso puede producir esquizofrenia

De hecho, un equipo de investigadores del CSIC ha encontrado un mecanismo por el que el abuso del consumo de cannabis puede producir alteraciones del sistema nervioso comparables a la psicosis y la esquizofrenia.

La investigación, dirigida por el investigador del CSIC Javier Garzón Niño, del Instituto Cajal, indica que ciertas anomalías en la neurotransmisión de glutamato y dopamina, cuando coinciden en determinadas áreas del cerebro, se manifiestan en alteraciones de la conducta que se reconocen como esquizofrenia.

El estudio, publicado en revistas científicas como Frontiers in Pharmacology, ayuda a comprender la forma en que el abuso de cannabis acarrea efectos negativos, especialmente entre los más jóvenes, cuyo sistema nervioso se encuentra en fase de maduración.